El origen de las colas en Venezuela

Ya sabemos que por cualquier lugar que transitemos nos vamos a encontrar una cola. Y eso no es de un mes para acá, sino desde hace meses, y podría decir desde hace un año o poco más. Lo que pasa es que la crisis en los últimos meses se ha agudizado.

Debido a un episodio que vivió mi esposa hace algunas unas semanas, creo que hemos descubierto el origen de las colas en Venezuela. Sé que este cuento le va a favorecer a la pandilla que nos gobierna. Le estaría echando una mano, pues. Sobre todo a nuestro brillante ministro de Alimentación.

El cuento es este. Mi esposa fue al supermercado -que de súper ya no tienen nada-, a ver qué pescaba en sus anaqueles. Al entrar, se da cuenta que hay una larga cola en un lado donde jamás se había visto una. Ella y otros que recién entraban al establecimiento se preguntaban para qué sería. Mi esposa agarró su carrito y llegó hasta el principio de la cola. La dos pimeras personas eran dos señoras que se ubicaron cerca de una puerta a la que solo tenían acceso los empleados. Cuando de pronto sale un señor de aquella puerta y dice:

– Buenas tardes. Díganme, ¿ustedes están haciendo esta cola para qué?

– Las dos señoras responden: No sé, señor. Nosotros nos paramos aquí fue a conversar y de pronto se comenzó a hacer una cola detrás de nosotras.

– El señor entre risas: Ah, ok. Bueno, déjenme informarles entonces a todos los demás que esta cola no es para nada. No tiene sentido.

Y así la cola se deshizo entre risas y reflexiones. Perdieron un tiempo valioso para seguir practicando nuestro nuevo deporte extremo, que es buscar cualquier cosa. Somos unos zombis en busca del tesoro perdido; seres atontados que hacemos colas sin preguntar y sin importar qué nos venderán.

Sin duda este cuento podría ser la nueva y perfecta excusa de este Gobierno cuando le pregunten por las largas colas. «No hay colas, es gente que se detiene a conversar y otros se paran detrás de ellos creyendo que es una cola». Ahí se la dejo al ministro de Alimentación, quien además tuvo el descaro de decirle a una periodista de un medio extranjero que él también hizo cola hace poco, pero para entrar a un juego de béisbol. ¡Qué mantequilla! Mientras la gente se cae a coñazos por un paquete de pañales, por un desodorante, por un detergente, el señor está viendo beísbol. Menos mal que ya se acabó la temporada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s