Mi primer Mundial: La unión hizo la fuerza en Guarulhos (II)

Seis horas de viaje desde Caracas hasta Sao Paulo. Dormí cuatro creo. Al menos pasaron comida dos veces las estrellas de TAM. No puedo negar que el servicio fue excelente, sin embargo, las molestias no murieron en Maiquetía. La mayoría de los pasajeros no sabían dónde dormirían las dos noches que debían permanecer en Sao Paulo por culpa de la línea aérea. Al menos yo tuve chance de buscar hotel, pues me avisaron un jueves que no viajaría el miércoles, sino el domingo. Seguir leyendo “Mi primer Mundial: La unión hizo la fuerza en Guarulhos (II)”

Anuncios

Mi primer Mundial: las aerolíneas y los cuentos de Maiquetía (I)

La emoción de poder ir a un Mundial de Fútbol sólo la comencé a vivir estando en Brasil, porque antes fue todo un calvario. Mi esposa lo decía: “lo más difícil que es obtener las entradas, ya lo tienes; y lo más sencillo que debería ser comprar el pasaje, no”. Solo en Venezuela dirían algunos. Seguir leyendo “Mi primer Mundial: las aerolíneas y los cuentos de Maiquetía (I)”

Café y lluvia en Amsterdam

Mi primer viaje a Europa me llevo a Colonia por trabajo. Luego de una semana laborando en la ciudad alemana, decidí quedarme unos días más para conocer otro lugar. Tenía dos opciones: Amsterdam o Munich. La primera estaba a una hora en tren, la segunda a tres. Como no tenía mucho dinero acudí a mi hermano mayor, quien me envió desde los Estados Unidos el equivalente a 150 euros por Western Union. ¡Listo! Fui a la estación de trenes un viernes y compré mi boleto para el día siguiente: ida y vuelta el mismo día, no había plata para quedarme una noche en la capital holandesa. Seguir leyendo “Café y lluvia en Amsterdam”