Boca-River y lo ridículo del fútbol

Lo de anoche en La Bombonera fue deplorable, vergonzoso. Por donde se le mire, es un hecho que hay que condenar. Y no solo a los fanáticos delincuentes que siempre empañan el buen espectáculo del fútbol, no solo a ellos, también a los jugadores que luego de casi dos horas de suspendido el juego, no abandonaban la cancha. Seguir leyendo “Boca-River y lo ridículo del fútbol”