El difícil tema de la religión

En mi casa nunca pedí la bendición. Crecí en un hogar donde no se iba a la iglesia cada domingo, ni se rezaba el padre nuestro antes de comer o dormir. Nunca me bautizaron, nunca hice la primera comunión. Lo tuve que hacer pasados mis treinta años para poder casarme por la iglesia católica. Seguir leyendo “El difícil tema de la religión”

Anuncios