Crónica de una derrota

El título original del artículo que están leyendo era “Crónica de una victoria”. Decidí ir anotando algunos datos y anécdotas de mi viaje a Barinas para la cobertura del Venezuela- Chile, y en mi libreta de apuntes no se me ocurrió otro título que el antes mencionado. Lamentablemente y por razones obvias, tuve que modificarlo.

Me fui a Barinas el mismo día del partido. De Maracay a Maiquetía tomé un autobús directo. Por suerte, no tuve que hacer escala en La Bandera; me sentí muy afortunado por eso. A mi lado iba un joven que curioseaba el diario deportivo que comenzaba a leer. “¿Hoy es el partido, no?” Contra Chile está difícil, no creo que le vayan a ganar”, pregunta y comenta. Voy pasando las páginas y me detengo, entonces él detalla las alineaciones: “Coño pero Venezuela lleva un equipito, me gustan esos que van a jugar”, dice sorprendido. Luego ve la alineación de los chilenos y remata: “No, qué va, los chilenos traen también tremendo equipo”. Preferí prestarle el periódico, así yo leía, más tranquilo y sin interrupciones, el otro que había comprado.

Llegué al aeropuerto y fui a chequearme de una vez para poder entrar, pues se supone que adentro uno está más seguro que afuera. Hice un pase telefónico a la radio web en la que trabajo y me fui a comer. Conseguí un Tropi Burger y decidí comprar un combo de esos que, pensé, me trasladaría a mi infancia, pero nada que ver, pésimas las hamburguesas. Prefiero recordarlas antes que volverlas a comer.

El vuelo despegó puntual y en 45 minutos ya estaba en Barinas. Al bajar a la pista de aterrizaje y caminar hasta la salida, sentí que había dejado regado en el asfalto unos tres kilos. Busqué mi credencial de prensa, dejé algunas cosas en mi hotel y me fui al estadio en taxi. Estaba emocionado por volver a cubrir un partido de la Vinotinto. Llevaba unos cinco años apartado, profesionalmente, del fútbol. Ya en las instalaciones del Agustín Tovar me encontré con varios compañeros de la fuente que conocí hace aproximadamente más diez años.

Faltaba poco más de una hora para el pitazo inicial y vi a Laureano González, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol. Si le dan clic aquí, podrán escuchar la corta entrevista que le hicimos un periodista chileno y mi persona al Sr. González. Escúchenla, hay varias perlitas que dejó el sucesor de Esquivel, al igual que en la rueda de prensa del pasado viernes.

Días antes del partido leí muchos comentarios de colegas chilenos que decían que las entradas al partido estaban excesivamente baratas. No quise dejar pasar por alto eso y entrevisté a una periodista chilena llamada Carolina Fernández. Aquí lo que me dijo.

Ya me tocaba subir y ver dónde debía sentarme. Ubiqué la Zona de Prensa y me puse cómodo. Faltando cinco minutos para el inicio del partido, ese sector era una mezcla de periodistas y fanáticos. Un desorden total. Tanto así que a mi lado se sentaron un abuelo y su nieto. El niño a mi lado se lamentaba en cada jugada que perdía el balón la Vinotinto. Conocía a los jugadores. Se emocionó muchísimo con el golazo de Otero; se desanimó mucho más cuando la visita se puso 1-2. Mientras su abuelo bajaba a comprarle agua, me preguntó: “¿Cómo nos van a remontar así? Yo no entiendo nada”. Ya en el segundo tiempo, no habló mucho. Solo al escuchar que alguien gritó “Arango”, me dijo: “Pero si Arango ya se retiró, qué le pasa”. Luego vio mi acreditación y me preguntó si era periodista: “eso creo”, le dije, y me miró confundido. Se fueron los noventa minutos y Miguel, de 9 años, se fue cabizbajo con su agua de media litro que le costó al abuelo 300 bolívares (casi tres centavos de dólar). Tranquilo, Miguelito, sigue apoyando a tu Selección y piensa ya en Catar 2022.

Ya en la zona mixta, esperando a los jugadores para entrevistarlos, vi algo espeluznante: al jugador Gary Medel pasando frente a los periodistas con una corneta Bose con reguetón a todo volumen. ¡Tamaña ridiculez! Vizcarrondo, quien daba declaraciones en ese momento, tuvo que dejar de hablar mientras él pasaba.

Al día siguiente me fui al aeropuerto para ver si podía adelantar mi vuelo. ¡Sorpresa! Me encontré con todos los jugadores venezolanos esperando que su avión saliera. Era casi la una de la tarde y ellos estaban desde las nueve de la mañana, pues alguien olvidó enviar la orden para el llenado de combustible del avión; un trámite burocrático que debían hacer el día anterior. Así que ahí estaban todos divididos en grupos: Otero, Josef, Baroja y Añor bromeaban entre ellos; Vizcarrondo hablaba con integrantes del cuerpo técnico y les comentaba que en el Nantes no le decían nada por llegar tarde, solo que no jugaría el domingo; Guerra conversaba con “Sema” Velásquez; Rincón entraba y salía de la sala de espera. Ninguno quiso declarar. Pero sí me confirmó, alguien de confianza perteneciente a la Federación, que Sanvicente se iría: “Lo tenía decidido antes del partido de anoche”, y al final me soltó: “No se puede chocar todos los días con el mismo muro”, en referencia a la FVF.

Ya a mi regreso, fui haciendo más anotaciones y taché el primer título de este artículo. Total, ya llegarán, nuevamente, crónicas victoriosas.

 

Anuncios