Café y lluvia en Amsterdam

Mi primer viaje a Europa me llevo a Colonia por trabajo. Luego de una semana laborando en la ciudad alemana, decidí quedarme unos días más para conocer otro lugar. Tenía dos opciones: Amsterdam o Munich. La primera estaba a una hora en tren, la segunda a tres. Como no tenía mucho dinero acudí a mi hermano mayor, quien me envió desde los Estados Unidos el equivalente a 150 euros por Western Union. ¡Listo! Fui a la estación de trenes un viernes y compré mi boleto para el día siguiente: ida y vuelta el mismo día, no había plata para quedarme una noche en la capital holandesa. Seguir leyendo “Café y lluvia en Amsterdam”

Anuncios