No estoy preparado para la siguiente etapa

Valerie ha vuelto a sus andanzas: esta noche, después de unos cuantos meses, se ha quedado dormida agarrándome la oreja. Ella, durante el día me quiere de a ratos; por momentos; minutos podría decir. Por eso siempre estoy atento esperando esos instantes, y esté haciendo lo que esté haciendo, no hay nada más importante que cuando me dice: “Papá vamos al cuarto”, entonces ya sé que quiere ir a la cama a jugar. Luego me dice: “cuenta cuento Thor y Nala”. Un cuento que le inventé una noche y no ha dejado de pedírmelo. Le pregunto si quiere el cuento de Thor y Nala cuando se pierden o cuando se van a la playa. Ella dice: “cuando se pierden”. Entonces sus ojos se fijan en los míos y me interrumpe varias veces.

Desde hace como un mes se le ha dado por llamarme “perrito”. Me dice: “hola, perrito” y “te amo, perrito”. Pero con un tono tan especial que me desarma. Yo quiero que lo repita una y mil veces porque sé que luego más nunca lo dirá. Son etapas, son momentos, son segundos que he decidido guardarlos en mi memoria porque está creciendo rápido. Y si bien aún no digo esa frase de nuestros padres y abuelos: “por qué tienen que crecer; se deberían quedar así”, quiero exprimir cada una de sus ocurrencias para que cuando me toque decir eso, no lo haga con un dejo de tristeza.

Sentarse a verla crecer es un privilegio. Verla bailar es cómico y preocupante a la vez; cuando me vende algo de su supermercado y me dice: “esto cuesta seis cinco dólares”, siento que se está preparando para lo que viene; cuando estoy hablando con su mamá y me pregunta insistentemente: “qué pasó, papá”, se me viene a la mente que será periodista; cuando se defiende de mis besos a punta de codazos, siento que me ama. Y es que cada vez que puedo la beso, porque no sé cuándo le dará pena los besos en público.

De los dos años y medio que llevo como padre, esta es la etapa que más he gozado, porque he detallado cómo Valerie va aprendiendo palabras nuevas y cómo las aplica en su ajetreado día a día entre muñecas, plastilina y libros. He descubierto señas de su carácter cuando jugamos. Le digo: “Qué te parece si vamos a tu cuarto y jugamos con plastilina”; responde de inmediato: “OK, papá”. Y bueno, nos sentamos en su alfombra y vamos sacando las cosas. Ella me pide ayuda y cada uno hace sus figuras por su cuenta, hasta que la señorita, cinco minutos después, comienza a cantar “a guardar, a guardar, a guardar”. Le digo que no, que es muy rápido, pero ella me repite la canción. Le digo que está bien, que ella no juegue más pero que yo le voy a hacer algunas cositas, pero no, a guardar es a guardar todo ya, de inmediato.

No estoy preparado para las próximas etapas, puedo imaginarme lo que viene pero no estoy preparado. Nadie lo está, porque nadie sabe de qué manera la vivirá cada niño. Solo voy a tomar en cuenta que criando con mucho cariño, abrazos, besos, con exceso de palabras, Valerie se está encaminando a ser una niña segura y amorosa. ¿Y yo? Bueno, yo ya a estas alturas, obviamente, no veo mi camino sin ella; pero sí espero que ella, dentro de una buena cantidad de años, sí visualice su camino sin mí.

Anuncios

7 comentarios en “No estoy preparado para la siguiente etapa

  1. En verdad el mundo necesita mas niños llenos de amor y la seguridad de un padre y una madre para capitalizar su confianza. Lo demás sencillamente es un adorno. Ojalá haya mas lucidez en quienes se embarcan en esta aventura de ser padres, que por el mismo hecho de ser algo insospechado es delicada, sufrida, emocionante, paralizante. Dios bendiga a los papás que aman a sus nenas, a las mamás que consienten a sus niños. Bellísimo artículo

  2. Hermoso artículo! Es hermosa, la manera en la que hablas de ella, siempre me ha parecido espectacular y no la conozco. Dios la bendiga y tengas muchas más anécdotas para contar. Espero algún día tener mis propias anécdotas para contar.

  3. hermoso articulo patrick, los hijos son regalos maravillosos que nos da Dios, sus miradas , sus sonrisas y ocurrencias nos hace sentir que vale la pena estar vivos y luchar por la crianza de nuestros hijos .sigue viviendo a Valerie con intensidad , crecen muy rapido asi como crece el amor y el compromiso de nosostros hacia ellos , Dios los bendiga !!! son una hermosa familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s